Too Cool for Internet Explorer VoiD.net: the Developer’s Log » Arenas Misteriosas II

Arenas Misteriosas II

Posted on November 14th, 2005 by ferminho.
Categories: Historias.

El cazarrecompensas siguió abriéndose camino entre la muchedumbre. Empezaba a cansarse de buscar. ¿Cómo se suponía que iba a encontrarse con su contacto? ¿Llegaría con un cartel en lo alto que pusiera “Mr. Hunter”?

Nunca hubiera aceptado el trabajo de no ser porque se lo había ofrecido -casi suplicado- un amigo de confianza. Hunter no era un cazarrecompensas habitual; si existía algo parecido a los ladrones de guante blanco en versión cazador (como a menudo eran llamados en Void los de su profesión); ése sería Hunter. Tenía clase, tenía sus propios valores. Nunca aceptaba un trabajo que le diera “mala espina”. A veces, investigaba sobre su cliente antes de trabajar para él. A veces, el mismo cliente terminaba… “mal” cuando Hunter descubría ciertas cosas sobre él.

En resumen, Hunter era un tipo con el que no se podía jugar. El cliché del matón a sueldo sin escrúpulos no tenía sentido en su territorio; si acabando contigo considerara que hace de Void un mundo mejor, Hunter lo haría sin dudarlo. Fueras cliente u objetivo.

El cazador seguía pensando en el por qué del secretismo. Su cliente, Santos, le había dicho apenas el nombre de la ciudad y que el contacto le encontraría, y tras rogarle que lo aceptara (y así lo hiciera), le obligó a partir de inmediato. Hunter le conocía bien, y si algo temía de Santos Peck, el “no-oficialmente pluriempleado” técnico del Taller es que… ah, el maldito zorro, igualmente, le conocía demasiado bien a él. Sabía siempre qué decir para convencerle a indagar o aceptar un trabajo. Aunque esto no le preocupaba demasiado, porque siempre que lo hacía, era justificado, y Hunter siempre se sentía satisfecho de los trabajos de Santos. Por esa parte no tenía queja.
Por eso había aceptado esta vez. Sin embargo… no era algo normal y corriente, eso seguro. ¿Por qué no se lo podía haber contado? …¿Quizá ni siquiera Santos sabía todos los detalles? ¿O es que estaba en peligro si lo hacía?

Se quedó un momento pensando en ello, preocupado, cuando sin querer tropezó mientras caminaba conun hombre vestido con un mono gris (a juzgar por la apariencia, un transportista) y eso le ayudó a espabilarse un poco. El transportista le miró con mala cara, a punto de decir algo, aunque cuando le vio de cerca apartó la mirada y siguió su camino. Hunter no era especialmente famoso como cazador (probablemente el hombre no sabía quién era), y no iba llamando la atención -demasiado-. En Void es difícil encontrarse a alguien “raro”… (Cuando todos son raros, la rareza se convierte en lo normal) Sin embargo, la apariencia del cazador, aunque no desvelaba concretamente su profesión, sí daba fuertes indicios de que era un tipo con el que no convenía meterse. Aunque llevaba una ligera túnica del desierto, con la capucha echada, dejaba entrever parte de su atuendo, ya que no estaba totalmente abrochada.

Debajo de la túnica había un hombre de unos venti-pico cubierto casi totalmente por un uniforme de cuero negro endurecido, varios broches y sujecciones por varias partes del cuerpo que conseguían que su uniforme se ciñera de forma natural a su anatomía y sus movimientos… el uniforme de alguien que no se dedica a la danza precisamente. Éste terminaba en la parte alta del cuello, donde se podía apreciar parte de la cara de Hunter. La melena rubia le caía en parte por la cara, tapándole aún más. Una barba de un par de semanas se apreciaba aún debajo. Sus ojos, grises, apenas distinguibles bajo la capucha y el pelo, siempre ofrecían una mirada fría, pero calmada. Para aquéllos que no tenían una buena relación con él, ésa era una mirada aterradora. Sin embargo, Hunter no solía mostrarla… al menos cuando estaba trabajando. Le gustaba ir con su casco especial de motorista (negro también), y con su moto. ¡Diablos! Siempre que tenía un trabajo de ese tipo, la echaba de menos…

Hunter paró un momento para evaluar la situación. El Paseo seguía lleno de gente y no había ni rastro del contacto. Se preguntó si estaría siendo vigilado. Lo más probable era que sí. La reacción del hombre al verle le había inquietado ligeramente. Se ciñó más la túnica, se ocultó más bajo la capucha y continuó andando… cuando de repente una mano le asió amablemente la suya durante apenas un segundo. Hunter miró hacia la derecha disimuladamente sin dejar de caminar.

0 comments.

Leave a comment

Comments can contain some xhtml. Names and emails are required (emails aren't displayed), url's are optional.